18 sept. 2013

Béisbol

Béisbol... ese deporte tan estadounidense...

Cuando llegué a Estados Unidos no tenía ni idea de este deporte, y eso que he estudiado educación física... pero este ni lo nombramos si quiera.

Introducción a la familia, ¿qué actividades extraescolares tienen los niños? Béisbol. Pues queriendo o sin querer hubo que ponerse las pilas y aprender las reglas. ¿Qué remedio queda cuando cuidas tres niños (varones) y solo hablan de béisbol y fútbol americano? En fin, en unos pocos meses, después de haber visto algún partido en el que jugaban los niños, ya sabia de qué iba el juego y todas sus reglas, más o menos...

Después de haber entrado en el juego, qué menos que asistir a un partido profesional: Oakland A's vs Boston. Y poder ver como es un partido con calidad, saber así si el deporte es interesante, vivir la experiencia. Como hay muchos tiempos, entre tiempos realizan actividades entre el publico tales como regalar objetos, etc. Y de vez en cuando pasa el típico chico de las películas ofreciendo comida.

Cada uno tiene un gusto, y eso incluye el gusto dentro de los deportes. Este deporte no es de mi gusto, ¿por qué? Bueno, las jugadas son muy lentas, puede pasar mucho tiempo sin que nada suceda y por tanto mucho tiempo para que se acabe el partido, el partido al que asistí duró más de 4 horas. Simplemente no le encuentro emoción, puede que sea cultura o el hábito de vivir con deportes de contacto que hacen saltar la adrenalina.
"Para gustos, colores."



12 sept. 2013

El Cañón del Colorado

EL GRAN CAÑÓN.. 
El famoso y maravilloso cañón del colorado..


Pleno mes de Julio, en mitad del desierto... Después de una noche en las Vegas y unas cuantas horas conduciendo para llegar, te encuentras de frente con esta maravilla de la naturaleza.

¿El lugar más impresionante? Puede que sí, puede que no... distinto, eso sí, distinto e increíble, y ¡enorme! Esta es una de mis paradas pendientes, una excursión "backpack" bajar abajo, acampar, andarlo...
Esta maravilla se merece mucho más que un silo día de turismo, es imposible saborearlo bien viéndolo solo desde las alturas, desde los miradores.

Volveré a escribir sobre ello, por su puesto, ¡en cuanto vuelva!